Baeospora myosura (Fr ex Fr)Sing

Muy pequeña seta sin ningún interés culinario típica por su fructificación sobre piñas de coníferas, su sombrero un poco mamelonado y sus láminas muy apretadas.
Sombrero con superficie lisa y delicadamente marcado con irisaciones plateadas brillantes.
Sección transversal de la capa superficial del sombrero con hifas muy débilmente pigmentadas de ocráceo que da color al sombrero, las más superficiales de la cutícula, parte baja de la foto, más finas y paralelas a la superficie.
Las hifas de la carne son gruesas y fuertemente entrelazadas lo que da lugar a un sombrero bastante coriáceo.


Sin embargo las hifas superficiales que forman la cutícula son mucho más finas, más pigmentadas y dispuestas de manera paralela a la superficie y por tanto impermeabilizando mejor el sombrero.
Una sección de la parte superior del sombrero teñida con rojo congo nos muestra en la parte inferior las hifas entremezcladas y muy compactas que forman la carne compacta del sombrero, mientras que las de la parte superior que corresponde a la superficie o cutícula del sombrero presentan una disposición más paralela, uniforme y no tan compactadas por lo que dan lugar a esa superficie lisa y brillante.
En un detalle de las hifas de la superficie apreciamos las hifas filamentosas, dispuestas más o menos paralelamente a la superficie, flexuosas y con algunas fíbulas en los tabiques.
Por debajo se encuentra el himenio o parte fértil del hongo formado por láminas y lamélulas blancas, finas y bastante apretadas.
Colocado un sombrero sobre un vidrio portaobjetos en unas horas deja unas manchas blancas siguiendo el sentido de las láminas que son esporas que observadas con Melzer que contiene yodo se tiñen fuertemente de negro lo que indica que contienen almidón, amiloides.
Sin embargo al microscopio no se aprecia claramente esta reacción y se ven mejor observadas en rojo congo.
Las esporas son elipsoidales, algunas bastante alargadas y provistas de un apículo oblicuo por donde se sujetaban al basidio.
En esta fotografía tenemos la ocasión de contemplar algunas esporas germinadas con su correspondiente tubo germinativo que dará nuevas hifas de hongo.
Observadas en Melzer aparecen grisáceas debido a su contenido en sustancias amiloides que con el yodo pasan a gris o negro, esporas amailoides.
Todas estas esporas proceden de los basidios que tapizan totalmente la superficie de las caras de las láminas.
Las hifas que terminan en la superficie de las caras de las láminas dan lugar a basidiolos en forma de cachiporra que en la madurez se convierten en basidios con cuatro esterigmatos que dan lugar a las esporas.
Curiosamente cuando una lámina se deja mucho tiempo en un ambiente húmedo los basidiolos llegan a germinar y producen tubos germinativos igual que las esporas y por tanto pueden producir una reproducción asexual del hongo.
Sin embargo las hifas que terminan en la arista de las láminas, como en bastante común, no producen basidios sino elementos estériles, cistidios de arista o queilocistidios.
Estos cistidios son más grandes y salientes que los basidios y con forma de huso.
Pie de consistencia tenaz y con superficie recubierta de una fina pulverulencia blanca que hacia la aprte baja se convierte en una vellosidad.
El pie está constituido por hifas filamentosas, paralelas, apretadas y muy regulares que dan lugar a un pie tenaz y algunas de las cuales presentan terminaciones emergentes que macroscópicamente se ven como una fina pilosidad.

Detalles de las terminaciones emergentes de algunas de las hifas más superficiales y cuya misión sería retener humedad ambiental.


Hacia la parte baja las hifas superficiales dan lugar a grandes mechones de hifas muy alargadas y poco ramificadas que se ven como una vellosidad y que probablemente tengan función de absorción de agua y nutrientes.