Hohenbuehelia petaloides (Bull.) Schulzer



Seta comestible de baja calidad por la consistencia de su carne característica por su forma de concha, pie lateral, láminas blancas y muy decurrentes, consistencia muy tenaz y hábitat de suelo.


El himenio está constituido por láminas y lamélulas decurrentes y blancas con arista muy uniforme.


En una sección de una lámina vemos a la izquierda la estructura de la trama o interior de la lámina formada por hifas paralelas y dispuestas de manera compactada lo que le da a la lámina un consistencia importante y resistencia a la rotura. El resto está constituido por basidios, basidiolos y grandes cistidios que llaman mucho la atención.


Tanto en las caras como en la arista de las láminas presenta unos gigantescos y característicos cistidios muy alargados y terminados en una punta en algunos casos tapizada de pequeños cristalitos.


Son elementos muchos más grandes que los basidios, de paredes muy gruesas, muy resistentes a la tinción con rojo congo y que proceden de hifas muy profundas.


En la arista se dan con mayor densidad que en el resto de las caras de las láminas y parece ser que su función es colaborar en la dispersión de las esporas.


En una sección de una cara de láminas vemos los cistidios dispersos, pero la mayor parte de la cara corresponde a los basidiolos cilíndricos o ligeramente ensanchados en la extremidad en forma de cachiporra, con algunos maduros y convertidos en basidios.


Los basidios son similares, algo más grandes y terminados en cuatro pequeños esterigmatos donde se producen las esporas.


Los basidios producen una gran cantidad de esporas casi incoloras al microscopio, pero blancas en masa.


Son elipsoidales, de paredes lisas, con un pequeño apículo por donde se sujetaban al basidio y con varias vacuolas de sustancia de reserva en su interior.


Presentan una superficie del sombrero marrón, lisa, con vagas estriaciones radiales y aparentemente seca.


Una sección de la cutícula sorprendentemente muestra una curiosa estructura formada por hifas filamentosas pero formada por un triple capa, dos capas de hifas apretadas entre las cuales se da una amplia capa con hifas muy separadas.


La parte más interna está constituida por hifas paralelas muy compactas de las que emergen hacia afuera otras hifas muy suelas.


Estas hifas muy finas tienen todas los tabiques provistos de fíbulas y están inmersas en una masa gelatinosa que con la humedad se hincha y por eso se separan, gelatinizadas.


En cuanto a la capa más externa está formada por hifas muy entremezcladas con algunos cistidios alargados, similares a los de las láminas pero más grandes muy dispersos y dan lugar a una superficie lisa y compacta de la que solo emerge una fina pilosidad de hifa sueltas.