Rhodocollybia butyracea f_asema (Fr.) Antonín, Halling & Noordel



Seta de porte medio, pero muy poco carnosa, con sombrero marrón verdoso muy higrófano, muy poco carnoso, anchas láminas blancas y pie hueco y blando, engrosado hacia la base e igualmente grisáceo. Comestible de escaso interés por su poca carnosidad. VER DESCRIPCIÓN COMPLETA.


Himenio está constituido por láminas y lamélulas bajo el sombrero, muy anchas y bastante espaciadas, fuertemente escotadas junto al pie, casi libres, blancas y con arista delicadamente dentellada.


Una sección transversal de una cara de la lámina aparece constituida por basidiolos en forma cilíndrica o de cachiporra con la terminación un poco ensanchada y redondeada y algunos maduros y convertidos en basidios.


Los basidios son algo más ensanchados en la extremidad y presentan cuatro finas prolongaciones, los esterigmatos, en cuya extremidad se van desarrollando las esporas.


Conjunto de basidiolos y basidios separados de la lámina.


Como en otras muchas especies el borde o arista de las láminas suele presenta menos basidios y más elementos estériles en forma de pelos o cistidios cuya misión sería ayudar a dispersar las esporas. Aquí son pelos cilíndricos y un poco flexuosos, similares a los basidiolos.


En toda la superficie himenial se producen gran cantidad de esporas blancas en masa pero incoloras al microscopio, sin embargo en rojo congo destacan perfectamente.


Las esporas son alargadas, fusiformes con una extremidad redondeada y ancha y la otra apiculada y claramente diferenciada del resto, por donde se sujetaban al basidio y de paredes lisas, con una o varias grandes vacuolas de sustancia de reserva en su interior.


Observadas en Melzer que contiene yodo se tiñen de un bonito color púrpura o violáceo, dextrinoides, debido a la presencia de una variedad de almidón.


En Melzer tanto las paredes como el citoplasma se tiñen de púrpura y se aprecian peor los contenidos citoplasmáticos.


Sombrero con superficie lisa o muy débilmente rugosilla, seca, brillante y de coloración marrón verdosa muy higrófana en la variedad “asema”, color pajizo en las zonas desecadas.


Una sección de la capa superficial del sombrero aparece perfectamente la estructura filamentosa general, con hifas fuertemente entremezcladas y apretadas y con poco diferencia entre la carne y la cutícula o parte superficial que se ve en la parte baja de la foto.


Con más detalle se aprecia que las hifas superficiales que forman la cutícula o piel contienen algo de pigmento marrón claro que es el que da color al sombrero.


Presenta por tanto una cutícula filamentosa formada por hifas entremezcladas con tabiques provistos de fíbulas. 


Vista la cutícula en rojo congo se identifican mejor las hifas y los abultamientos que presenta en los tabiques de separación de células que son las fíbulas que se forman al crecer las hifas y tienen gran importancia en taxonomía.