Agaricus litoralis (Wakef. & A. Pearson) Pilát


Champiñón de bosque característico por su colorido blanco o un poco grisáceo con la edad, falta de amarilleamiento al frotamiento, carne blanca y un poco enrojeciente al cabo de horas y pie un poco radicante en la base. VER DESCRIPCIÓN COMPLETA


Bajo el sombrero se dispone el himenio formado por láminas y lamélulas muy finas y apretadas, al principio rosadas y en la madurez marrón purpúreas por las esporas, con arista contínua y uniforme, no diferenciada.


Una pequeña muestra de la arista de una lámina nos aparece recubierta de cistidios claviformes, muy similares a los basidiolos y con algunos basidios intercalados, arista homomorfa.


El resto de la superficie de las láminas presenta una estructura muy similar, terminaciones de hifas en forma de cachiporra o clava, algo más pequeñas de las de la arista, pero en este caso se trata de estructuras fértiles, basidiolos.


Algunos basidiolos poco a poco van madurando, se hacen más grandes y ensanchados en la extremidad y se convierte en verdaderos basidios.


Los basidios son netamente claviformes y en la extremidad producen cuatro finos pedúnculos o esterigmatos en cuyo extremo se van diferenciando las esporas.


Producen gran cantidad de esporas que aunque los basidios, hifas y en general todas las estructuras de la lámina son incoloras, éstas son fuertemente coloreadas de marrón.


Las esporas son elipsoidales, de paredes lisas y provistas de un saliente o apículo a un lado de uno de los extremos por donde se sujetaba al basidio, marrones claras y con una o varias gruesas vacuolas en su interior.


Superficie del sombrero al principio lisa y seca, blanca y con la edad se va poniendo marrón grisácea clara, café con leche claro y finamente escamosa a partir del centro.


Una sección de la capa superficial del sombrero deja ver un fuerte contraste entre la carne o trama del sombrero, a la derecha de la foto, y la superficie a la izquierda.


Observada en rojo congo todavía se acentúa más este contraste entre cutícula y trama del sombrero.


La trama o carne del sombrero está formada por hifas muy gruesas, estranguladas en los tabiques, incoloras y fuertemente entremezcladas lo que da lugar a una carne compacta, pero relativamente frágil ya que las hifas se fracturan fácilmente de los tabiques.


Sin embargo la superficie o cutícula del sombrero, también filamentosa, está  formada por hifas mucho más finas, mucho más fuertemente entremezcladas y débilmente pigmentadas.


Detalle en rojo congo de las hifas superficiales de la cutícula.


En el tercio superior del pie presenta un anillo súpero, membranoso y blanco resto del velo parcial que recubría el himenio en su desarrollo.


Una pequeña porción de anillo en rojo congo aparece formado por hifas filamentosas, entremezcladas pero muy poco compactadas por lo que dan lugar a un anillo muy blando y poco consistente.



Las hifas son muy ramificadas y con tabiques de separación de células desprovistos de fíbulas.